Quienes Somos

Amebaglam nació en 2010 de un sueño utópico y por ello en permanente e infinito proceso de realización. Este sueño se asomó tímidamente con la esperanza de poder vivir de lo que mejor me sale: crear. A veces las cualidades que más fácilmente brotan de nuestra alma espíritu, son las más subestimadas.

 

Desde que me animé a generar mi propio sustento a partir de lo que siempre disfruté hacer, mi vida cambió muchísimo; los caminos empezaron a aparecer, luego a  abrirse y multiplicarse, junto con la posibilidad de transitarlos.

 

Mucha gente pregunta por el nombre amebaglam; la idea semilla por la cual ella existe, pues es un ente, es la versatilidad, el crecimiento, el movimiento de expansión y contracción, y que suele ser una palabra que causa al común de las personas una mezcla de asco, rechazo y fascinación. Glam es un aditivo que vuelve a lo que suele causar rechazo, algo agradable.

 

Es oxímoron, dos opuestos incombinables que sin embargo conforman un nuevo ser. La ameba buena. La ameba impulso vital. Si las amebas no vivieran de fagocitar y no tuvieran esa mala fama de esparcir enfermedades, serían queridas. Las amebas son cosmos libres, unicelulares y multiplicables.

 

Su movimiento causa rechazo como los gusanos o lo mocoso. Este es el movimiento reflejo por excelencia  del libre flujo de la energía sexual.

 

Amebaglam es por ello una entidad ligada a la libre creación y libre expresión del ser y de los seres vivientes y pulsantes.

 

En mi imaginación es una cabeza de medusa colorida con brillos y luces fluorescentes que se desplaza lentamente a la vez que respira tranquila, conquista nuevos territorios, se une a otras y otros, comparte, se vuelve primer organismo vivo del cosmos entero y última sobreviviente en caso de apocalipsis.

 

La ameba, como nosotros terrícolas, vive parásita de otros seres más grandes y se alimenta de ellos. Es misteriosa y primigenia, única en su tipo, como nosotros, los humanos.

 

Amebaglam tuvo como punto de partida la creación de objetos en resina, luego trabajo con gemas, orgonitas, trabajo con energía, astrología y tarot, y allí llegó Alejandro, parte esencial de este proyecto:


Hace 4-5 años comencé a acompañar el recorrido digital de la Ameba, llevándome la sorpresa, meses más tarde, de estar trabajando directamente la materia con las manos, con los sentidos: crear, trabajar, existir y construir algo me generó un enraizamiento profundo. En la realidad física y anda a saber en cuantas otras. De este modo se transformó (y en el camino me trans-formó también) en una fuente primordial de trabajo, de conexión con el impulso creativo vital de todo lo que existe. Y también con los otros: herman@s de todas las artes, clientes afectuosos de toda forma, tipo y realidad.

Siendo un proyecto con variadas formas y aristas, desde hace 3 años brindamos talleres de fabricación de orgones (ahondando en las incógnitas de las diversas fórmulas y cuidados energéticos de todos los componentes, como también en su cualidad vibratoria), armonizaciones sonoras mediante instrumentos ancestrales, y sesiones personalizadas de Cuerpo Estelar, nuestra exploración bioenergética/astrológica de indagación en uno-mismo.


Tenemos nuestro showroom de orgones, cristales, piedras semi preciosas, colgantes, sahumos, sahumerios, tónicos y aromas en la zona de San Nicolas, a dos cuadras del Obelisco, con las puertas abiertas de lunes a viernes de 13 a 18hs!


Amebaglam somos Marina, Alejandro, nuestra familia, amigos y personas afines que se acercan a compartir sus experiencias, a participar de nuestros talleres, quienes nos brindan mucho y se llevan algo que l@s inspire en algún aspecto a estar mejor y transitar el día a día cada vez más acá y ahora, conectando con el todo para afuera y hacia adentro, la propia versión de la realidad.

previous arrow
next arrow
Slider